Método Bates

La mejor estrategia para mejorar la condición visual.

Método Bates

Debemos el origen de la Visión Natural a un oftalmólogo americano de gran prestigio en su época, el Dr. William Horatio Bates (1.860-1.931).  Era considerado una autoridad en su profesión y muchos compañeros acudían a él para pedir consejo. Tras años de ejercer su profesión, decidió que recetar gafas graduadas no era la solución a los problemas visuales.

Leer Más...

Cuenta una discípula del Dr. Bates, Margaret Corbett que un día, en una pequeña ciudad en Montana, después de prescribir gafas a una niña, hija de un amigo suyo, le dijo: “Úsalas sólo cuando lo necesites, Marguerite. Dale a tus ojos su libertad tanto como puedas. Ejercita tu visión. Mira a los lados de la carretera a las balas de paja, cuenta tantas como puedas ver cada día” y después de esto, el Dr. Bates solía decir:

 “Las gafas no son la solución, son una muleta. Algún día encontraremos una mejor forma de solucionar esto”

Así fue cómo se puso manos a la obra y dedicó más de 30 años a la investigación de la función visual, observando, entre otras muchas cosas,́ que la vista es una condición que cambia  según el estado físico y emocional de la persona y según la forma en que usamos nuestros ojos.

Debido a que, fisiológicamente, los ojos forman parte del cerebro, son influenciados por el estado general de nuestro cuerpo, de nuestros pensamientos, nuestras emociones y nuestras creencias. En el proceso de ver, la mente, los ojos y el sistema nervioso están íntimamente ligados.

Sus investigaciones dieron lugar a un eficaz método de educación visual constituido de técnicas específicas que permiten, entre otras cosas, estimular el movimiento natural de los ojos, incentivar la integración de los dos ojos para volver a encontrar una binocularidad óptima, aprender a relajar los ojos y la mente, ampliar el campo visual y la consciencia de la visión periférica, mejorar la adaptación a todos los niveles de luminosidad y mejorar la observación, la percepción, la memoria y la concentración. Esto repercute en una mejora del bienestar personal global. Como resultado, combatiremos la fatiga ocular aprendiendo a ver sin esfuerzo para optimizar la visión sin necesidad de usar gafas.

No es un Método basado en ejercicios para los ojos, aislados y mecánicos. Lo importante es aprender a ver sin esfuerzo, permitir a los ojos funcionar de forma natural, sin interferencias, sustituir hábitos visuales perjudiciales por hábitos beneficiosos que conducen al bienestar visual y general.

Aprendemos a estimular y relajar los ojos y la mente, a través de prácticas y juegos visuales sencillos y divertidos que nos hacen ser más conscientes de nuestras costumbres visuales, y de la forma correcta y natural que tienen los ojos de funcionar.

Los hábitos de rigidez y tensión son los principales enemigos de la visión clara. Las gafas y lentillas no enseñan cómo salir de estos hábitos inconscientes que están integrados en nuestra forma de vida diaria, más bien al contrario, igual que una silla de ruedas no enseña a caminar.

El Método Bates nos enseña a utilizar los ojos sin esfuerzo en la vida cotidiana, sin interferir en la forma natural de ver. Es eficaz para prevenir y mejorar la presbicia, la miopía, el astigmatismo, la hipermetropía, el estrabismo y la ambliopía (ojo vago), y en general, para todas las personas que deseen mejorar su visión, sin necesidad de gafas ni operaciones.

Principios Básicos del Método Bates

  • relajación versus tensión: la relajación es la clave de la buena visión. Ojos relajados ven mejor que ojos tensos. Parece lógico, pero ¿Cómo los relajamos? Esta es la belleza del Método Bates:  sus prácticas son distintas formas de alcanzar la relajación, tal y como el propio Bates afirmaba.

 

  • centralización versus difusión. Fisiológicamente, en el centro de la retina hay una zona en la que la visión es mejor que en el resto (fovea). Al mirar, tendemos a ver el todo a la vez, sin tener en cuenta que sólo podemos ver nítido una pequeña parte del campo visual, lo que está en el centro, lo que capta la fovea. El resto, conforme nos alejamos del centro es progresivamente más borroso. Es nuestra periferia y hemos de “permitir” que sea borrosa.  Ser conscientes de esto es un gran paso para ver mejor. Tenemos dos formas de mirar: centralizando (los ojos están relajados) o difundiendo (los ojos están haciendo un esfuerzo).

 

  • movimiento versus rigidez: los ojos necesitan moverse para estar relajados y ver bien. No se trata de un movimiento mecánico, sino del movimiento natural de los ojos, motivado por el interés y la curiosidad por encontrar detalles. Tomar conciencia de la mirada fija y cómo evitarla es imprescindible para revertir las dificultades visuales.

 

  • uso de la memoria y la imaginación para mejorar la visión: En el proceso visual, juega un papel fundamental la memoria, la imaginación y la deducción. Al fin y al cabo, vemos fundamentalmente con el cerebro. El Dr. Bates tuvo muy en cuenta la parte mental de la visión, y los estudios de investigación de la función visual no hacen más que corroborar lo que el Dr. Bates ya postuló, hace más de 100 años.

El Dr. Bates dejó al mundo un tesoro que llamamos Método Bates y que desde entonces ha ayudado a miles de personas en todo el mundo a mejorar su visión y aumentar su calidad de vida.

Porque no es un método basado en ejercicios, sino en un cambio de conciencia sobre cómo usamos nuestros ojos.

Eso va más allá que unos simples ejercicios que, además, hechos de forma mecánica, no van a cambiar tu forma de mirar. El Dr. Bates diseñó su Método con la convicción de que el esfuerzo por ver empeora la visión, por eso, relajar los ojos y la mente para ver mejor es la clave.

No es una gimnasia ocular. Si así fuera, bastaría considerarlo como un gimnasio visual, pero no es el caso.

El sistema visual está formado por el cerebro, los ojos y el sistema nervioso. (80% de la visión es cerebral)

El Método Bates supone un cambio de hábitos, de creencias, de costumbres visuales, que va más allá de unos simples ejercicios para fortalecer o estirar ciertos músculos.

escuela paisaje aguas tranquilas montañas

La visión está influida por el estado físico, mental y emocional de la persona. Una mente tensa queda reflejada en la forma de usar los ojos, y los ojos tensos no pueden ver bien.

El sistema visual es parte del sistema nervioso autónomo. Y hoy, gracias la Teoría Polivagal conocemos cómo influyen los estados de seguridad o amenaza en nuestro organismo. Y como parte de nuestro organismo, también en nuestro sistema visual.

Por eso, el trabajo del Método Bates, a través de experiencias sencillas, conduce a  relajar la mente y los ojos; y es entonces y solo entonces cuando, la buena  visión surje de forma natural. La buena visión es la consecuencia de un cambio de estado.  La buena visión no se puede forzar y no se consigue a base de repetir de forma mecánica ejercicios. Es mucho más que eso. No te conformes con menos.

Porque es un trabajo sobre la mirada

La mirada tiene que ver con todos los aspectos del ser humano, físicos, mentales y emocionales. Los ojos son nuestra ventana al mundo y son un canal de comunicación y conexión muy potente, en el que influyen la postura, el estado de ánimo, el estado mental, los pensamientos, nuestras creencias, nuestro sistema de valores y toda nuestra historia.

El Dr. Bates se refería constantemente a la relajación como la solución a las dificultades visuales, y su Método está enfocado a los distintas formas de conseguir dicha relajación.

Pero la relajación a la que se refería el Dr. Bates no es cualquier tipo de relajación; se trata de la relajación del sistema nervioso autónomo.

En función de en qué estado del sistema nervioso se encuentra nuestra fisiología, nuestra mirada será diferente: no es lo mismo la forma en que miramos cuando nos encontramos bajo la percepción de una amenaza puntual, a cuando nos percibimos bajo peligro de forma crónica o si, en cambio, nos encontramos en un estado de seguridad. La mirada, en cada caso es completamente diferente y en todos los casos, adaptativa al estado en el que se encuentra el sistema nervioso autónomo.

El Método Bates, por tanto, nos abre opciones, no sólo para ver, sino para cambiar de estado y poder vivir de una forma segura ya que  nos va a permitir estar en disposición de recibir la información desde la relajación, el estado adecuado para poder seleccionar, percibir e interpretar los estimulos visuales, la información visual.

Alcanzar esa relajación, a través de las experiencias del Método Bates permite volver a una función visual es su estado natural. Y la consecuencia es: ver bien.

Y es que la buena visión nunca la podremos alcanzar forzándonos a ver bien.

escuela bates bebe padre mirada hamaca

¿Por qué el Método Bates es la mejor estrategia para mejorar la condición visual?

Si pusiéramos aquí todas las razones de por qué es la mejor estrategia, no tendríamos suficiente espacio, pero resaltamos tres.

Primero, porque es un Método diseñado por un oftalmólogo, lo que hace que esté exquisitamente diseñado, muy bien estructurado, con base científica y con origen en los conocimientos de un profesional de la medicina, que estuvo , además, por su cuenta, más de 30 años investigando la función visual. Además, hay que decir que el Dr. Bates fue un oftalmólogo de gran prestigio en su época, al que muchos colegas acudían para recibir consejo.

Segundo, porque el Dr. Bates no sólo no olvidó el hecho fundamental de que vemos con el cerebro, sino que lo tuvo muy presente. Y los estudios científicos actuales no hacen sino corroborar todas las conclusiones a las que él, hace más de 100 años llegó. Fue un auténtico pionero de la Educación Visual.

Y tercero, porque el Método Bates está basado en tomar conciencia de cómo estamos usando los ojos, que es la mejor forma de poder cambiar los hábitos incorrectos por otros que conducen a la visión clara.  Otros caminos pueden resultar efectivos a corto plazo, pero perderse los resultados con el tiempo.

vision gato ojos amarillos